Desayuno para engordar

Aunque se manejan diferentes técnicas a las que debes recurrir si deseas ganar masa corporal, te cuento que aún te faltan muchas cosas por conocer, por ejemplo hoy en este artículo te podemos hablar de cuál es el mejor desayuno para engordar y las múltiples opciones que existen, de manera que puedas alcanzar tus objetivos.

En principio, tienes que estar consciente que el desayuno es altamente recomendado por todos los profesionales, nutricionistas y médicos por considerarlo la comida más importante del día, en la cual la persona obtiene energías y vitaminas que le servirán para todo el resto del día.

Cuando te saltas el desayuno, te estás saltando una oportunidad para aumentar de peso, se entiende que algunas personas por el ritmo de vida prefieran despertarse y salir de una vez al trabajo, pero siempre hay que recordar que estos hábitos van a traer consecuencias en tu salud.

Además, el desayuno es sumamente importante debido a que es la primera ingesta que realiza la persona luego de haber estado en reposo al dormir.

Tipos de desayuno que puedes consumir

Hay que destacar que va a variar según lo que desees hacer con tu cuerpo. Si estás muy apurado puedes optar por un yogur, fruta fresca o una bolsa de cereal, lo puedes ir comiendo en el camino y evitarás el odiado ayuno que te hace perder masa. También, puedes tomar en cuenta el hecho de preparar el desayuno la noche anterior y llevarlos empacados, así ahorrarás mucho tiempo.

En este sentido, para que tu cerebro funcione en perfectas condiciones, debes consumir en tu desayuno carbohidratos saludables, debido a que es una fuente de glucosa, que es lo que el cuerpo transforma en energía. Un buen desayuno contiene, al menos, un carbohidrato saludable que no provoca alteraciones en los niveles de azúcar de la sangre.

La avena y el pan de cereales son buenas opciones, te mantienen energizado por más tiempo sin tener la necesidad de picar otro tipo de golosinas, por lo que le entrega al cerebro el combustible que necesita para ser creativo y tomar mejores decisiones.

Igualmente, la proteína baja en grasa es altamente recomendada y aunque el tocino y las salchichas son comunes en la dieta diaria, estos alimentos tienen niveles de colesterol y grasa muy altos que no dan la energía que necesitas para el día, esta grasa hace que te dé más flojera al momento de cumplir con tus deberes.

Por otro lado están los batidos de frutas, quizás pienses que tu día no puede empezar sin cafeína, pero en ocasiones podrías intentar sustituir el café por un batido.

Esto debido a que la cafeína tiene un efecto estimulante y si te haces muy adicto a ella, no podrás realizar ninguna actividad sin tomarla, por lo que terminarás más cansado a mitad de tu jornada.

Imagen relacionada

Ahora bien, si eres de las personas que entrenan pesado, tu desayuno variará considerablemente, pues tendrás que consumir muchas más calorías, al menos unas 900 Kcal, pero recuerda que estás deben ser totalmente saludables.

Un ejemplo de desayuno para estos casos, es tomar 250 ml de leche desnatada, 150 gramos de avena, 50 gramos de pechuga de pavo, 50 gramos de pan integral, 250 mililitros de jugo de naranja natural y proteína hidrolizada de Whey.

Cuando comienzas a comer de esta forma, te cuesta acostumbrarte, pero luego de unos días notarás que es sumamente fácil. Un punto importante para desayunar esta cantidad de comida es cenar adecuadamente, de manera que te levantes con hambre suficiente.

En otro tipo de dietas o rutinas de alimentación, el desayuno cambia pero mantiene el mismo objetivo que es engordar; una opción es tomar un café sólo o con leche, un zumo y tostadas untadas con mantequilla y mermelada, miel o azúcar. Leche con cereales, una o dos piezas de fruta y un yogur natural con miel o azúcar.

 

Resultado de imagen para desayuno para engordar

 

Asimismo, cabe destacar que el tipo de metabolismo influye en el modo en el que nuestro cuerpo consume las calorías que ingerimos, por eso es muy importante conocer cómo funciona nuestro organismo.

Además, es recomendable si quieres aumentar de peso, realizar cinco comidas durante el día y practicar ejercicio para aumentar la masa muscular y evitar la celulitis. Por esta razón, debes seguir un menú adecuado, que te permita consumir un desayuno abundante y nutritivo.

Otro punto importante en los desayunos para engordar, es la región donde se vive, por ejemplo si te encuentras en Europa, un desayuno equilibrado podría constar de un vaso de agua, pues ayuda a rehidratar el organismo y abre el apetito.

Ese vaso de agua, puedes acompañarlo con una fruta rica en vitamina C, puede ser fresca, en batido, compota o jugos; lo ideal es esperar entre 20 y 30 minutos antes de consumir otra cosa, ya que la fruta puede fermentar el próximo alimento que desees ingerir, además esto hará que obtengas el máximo beneficio nutricional.

Las naranjas, kiwis, manzanas y lechosa son ricas en fibras, vitaminas y antioxidantes, refuerzan el sistema inmunitario y ayudan a luchar contra el envejecimiento.

El cereal es igual parte importante del desayuno europeo, así que puedes comer cereales tipo muslie o 40 o 60 gramos de pan con miel. Los alimentos ricos en glúcidos lentos aportan muchas energías, perfectas para comenzar el día.

Del mismo modo, si quieres engordar y ganar masa muscular te puedes dar el lujo de comer alimentos ricos en proteínas, como te dijimos antes las proteínas son el componente esencial en el cuerpo humano, si no se consume la cantidad necesaria, el cuerpo se encarga de tomar las proteínas que se encuentran en los músculos y en otras partes del cuerpo.

Resultado de imagen para naranjas kiwis manzanas lechoza

 

Si se está haciendo mucho ejercicio, es probable que el cuerpo demande más cantidad proteica para reparar los músculos dañados durante la actividad física; si no hay una ingesta importante de proteínas en el desayuno, como en los cereales, se está desperdiciando una oportunidad importante para la ingesta diaria de proteínas.

Otra razón no tan popular para tener un desayuno nutritivo, rico en proteínas, es el efecto que tienen en la saciedad psicológica, por decirlo de alguna manera, debido a que cuando se ingiere una cantidad suficiente de proteína, el cuerpo le dice a la mente que ya está satisfecho, y esta sensación de saciedad permanece por mucho más tiempo.

Un ejemplo de desayunos proteicos, es huevos duros y pan integral. Las tostadas de pan integral y dos o tres huevos duros otorgarán entre 12 y 18 gramos de proteína, mas otra gran cantidad de vitaminas.

También, puedes optar por huevos revueltos y salmón ahumado, mejor aún si se hacen los huevos revueltos con crema doble. Esta opción es exquisita y te aportará muchos beneficios en tus objetivos de ganar masa muscular.

El omelette con queso, es una buena forma de comer huevos, ya que así agregas un poco de sabor, también  les puede agregar jamón o champiñones para más sabor y más proteínas. Incluso, si deseas comer de una manera saludable, puedes preparar el omelette con espinaca o rúcula.

 

Resultado de imagen para omelette con queso

Si deseas comer delicioso y con muchas proteínas y nutrientes, pero sin engordar, entonces a continuación te dejamos una receta para el desayuno.

Qué desayunar para no engordar

La receta que te dejamos es una deliciosa arepa rellena con proteínas, vegetales y queso. La arepa es, quizás, uno de los alimentos más versátiles del mundo y uno de los más conocidos en países como Venezuela, Colombia, Ecuador y otras naciones sudamericanas.

Se cree que es un alimento que engorda debido a que se preparar con harina, lo que significa que es un carbohidrato; sin embargo, es posible que prepares las arepas con harina integral, con harina junto a algún vegetal o verdura o hasta con plátano, auyama o muchos otros alimentos de origen vegetal.

En esta oportunidad prepararemos una rica y crujiente arepa con plátano maduro.

Vas a necesitar un plátano maduro, bien maduro, grande, una taza de harina para arepas (preferiblemente Harina Pan) y un poco de sal. En una taza grande colocas un poco de agua (no mucha), la harina y agregas el plátano previamente machacado con un tenedor, y también la pizca de sal.

Amasas como si amasaras harina para pasteles o empanadas y vas observando si necesitas más agua; se recomienda echar el agua en poca cantidad para que no tengas que agregar más harina o más plátano. Cuando ya la masa esté manejable y no se pegue en tus manos, agarra una cantidad según el tamaño que desee y haz una bola homogénea.

Imagen relacionada

 

Pon una plancha, budare o parrilla a calentar a fuego medio y unta un poco de aceite un poquito de aceite (sólo para que no se pegue); no coloques aceite de más para que la arepa no absorba tanto y sea más saludable.

Aplasta la bola  que has hecho y pon a asar por varios minutos de lado y lado; cuando ya esté cocida y crujiente, puedes retirarla.

Prepara un poco de pechuga de pollo cortada en cubos; aderézala con sal, pimienta, paprika y aceite de oliva. Pon la pechuga en la parrilla hasta que el pollo esté listo. Con ese pollo, rellena la arepa y agrega algo de queso fresco. Si lo deseas, agrega algunos trozos de aguacate, pues esta fruta no engorda y es rica en grasas naturales y vitaminas.

Acompaña con un vaso de zumo de naranja, y listo. ¡Delicioso!

Huevos: un alimento proteico infaltable

Los huevos son una de las fuentes de proteínas más comunes en el desayuno; te sugerimos comer muchos huevos, tal vez dos o tres, en la mañana para que te sientas con energía y saciado.

Puedes prepararlos cocidos ( en agua hirviendo); unos diez minutos son suficientes para que estén listos y picarlos o rebanarlos para comerlos con un sofrito de tomate y cebolla y dos tostadas crujientes de pan integral.

 

Imagen relacionada

Para el sofrito puedes cortar cubos pequeños de tomate y cebolla (la cebolla más pequeña que el tomate), o si lo prefieres, la rallas. Coloca un poco de aceite de oliva en una sartén a fuego medio, y agrega las cebollas. Cuando estén pochadas o traslúcidas, agrega unos dos ajos finamente picados y machacados. Deja por unos minutos.

Agrega el tomate y, si fuera necesario, un poco de agua para que se forme una salsita espesa, pero el tomate bota líquido así que quizás no sea necesaria el agua.

Cuando ya el sofrito esté listo, viértelo en el plato y encima coloca los huevos cocidos. Acompaña con las tostadas de pan integral y un vaso de yogurt natural.

Resultado de imagen para huevos cocidos con sofrito de tomate y cebolla

 

Beneficios que obtienes al desayunar y riesgos que corres al no hacerlo

Hay muchas formas de obtener una buena dosis de proteínas en tu desayuno, y no siempre se tiene que recurrir a un batido de proteínas para obtener la cuota diaria que el cuerpo necesita para crecer.

Por otro lado, los estudios han demostrado que las personas que no desayunan suelen tener más sobrepeso que las personas que comen un desayuno nutritivo, aunque tu objetivo sea engordar recuerda que este debe ir acorde con tu salud, el hecho de generar sobrepeso te puede causar otro tipo de males.

Desayunar reduce el hambre durante el día, por lo que es más fácil evitar comer en exceso, o mejor dicho evita que consumas calorías vacías en exceso. Cuando te saltas el desayuno, vas a sentir hambre más tarde y querrás una solución rápida, como comer galletas, papas o cualquier cosa que encuentres.

Además, el ayuno prolongado que se produce cuando te saltas el desayuno puede aumentar la respuesta del cuerpo a la insulina, provocando el almacenamiento de grasa y por ende el aumento de peso. De hecho, saltarse el desayuno en realidad aumenta el riesgo de obesidad.

Imagen relacionada

 

Desayunar te lleva por buen camino para tomar decisiones saludables todos los días. Las personas que desayunan regularmente tienden a comer una dieta más saludable, más nutritiva y baja en grasa. Cuando te saltas el desayuno, también es más probable que termines por no comer frutas y verduras el resto del día.

Por desgracia, cada vez más y más personas no desayunan. Si eres uno de ellos porque estas tratando de ahorrar tiempo o reducir ingesta de  calorías, es posible que necesites replantear tu dieta, especialmente si quieres controlar tu peso. Sí, esto ya te lo dijimos antes, pero es necesario que lo tengas presente para que no te desenfoques de tus metas.

En definitiva, el desayuno es muy bueno tanto para engordar como para adelgazar, todo va a depender de los tipos de alimentos que escojas y, por supuesto, de la cantidad; la idea no es sobrepasar los límites, sino mantenerse en la contextura adecuada.